Día difícil por la confusión que ha supuesto tener que correr casi 80 km. Por lo demás, la magia del camino sigue desplegándose generosamente cada día, propiciando encuentros y conversaciones memorables sobre el machismo y su herramienta para pervivir, la violencia.



A %d blogueros les gusta esto: