Cuánto dura la indignación social cuando aparece la noticia del asesinato de una mujer por violencia machista?

Es de todos conocido que el crimen y la agresión física, verbal o psicológica son sólo el último eslabón de una envenenada cadena, la trágica punta del Iceberg. También sabemos que la batalla contra esta lacra debe ser global y multidisciplinar. Estaremos ganando si a esta cuestión se le da entidad en la escuela, si se afina en el tratamiento de la información relativa a temas de violencia e igualdad de género, si se persevera en la dotación de formación al mundo de la Judicatura, Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado y demás acciones en esa dirección.

Se trata finalmente de elevar la temperatura de la sensibilización y llevar a ebullición una realidad que ha de ir cambiando el sustrato cultural de la sociedad, para que llegue un día en el que el machismo no encuentre cobijo ni guarida donde morar. Ese día va llegando y tenemos que empujar en esa dirección.

Por eso esta iniciativa. Este movimiento llamado ZANCADAS CONTRA EL MACHISMO. Porque la fuerza de los gestos y los símbolos tienen la capacidad de penetrar el magma cultural y los imaginarios de los ciudadanos y ciudadanas que configuran la colectividad que somos.

A %d blogueros les gusta esto: